Ruta lineal de 8 km que parte de San Ciprián de Sanabria. Durante el recorrido podremos ver un antiguo colmenar y las huellas que las ruedas de los carros han dejado en la piedra. Con paneles informativos.

DISTANCIA:

8 kilómetros ida y vuelta

TIEMPO:

2 hora y media

DESNIVEL:

439 metros

NIVEL:

bajo – medio

ÉPOCA RECOMENDADA: según la época, algunas zonas pueden estar encharcadas. Evitar las horas de calor.

ruta a los vados _ cascada primer plano
ruta a los vados _ cascada primer plano

La ruta comienza en el pueblo de San Ciprián de Sanabria. No es un sendero complicado pero la pendiente, algo prolongada, puede dificultar la marcha a los menos expertos. Salvo el primer tramo, que no está muy bien indicado, el resto está señalizado con balizas blancas. Si no lo vemos claro podemos preguntar a los vecinos, que amablemente nos indicarán. Podemos aprovechar también para conocer este bello pueblo, con sus casas y construcciones tradicionales.

Comenzamos en la misma entrada del pueblo, junto al cruceiro de la plaza. Recorremos sus calles y pasadas la huertas, giramos a la derecha, cruzando un pontón y un canal de agua para adentrarnos en una pradera que nos lleva hasta el valle del río Trefacio, donde ya vemos las primeras balizas.

Desde aquí la ruta no tiene pérdida, siguiendo siempre las balizas, iremos abandonando el fondo del valle para subir por la pared derecha del mismo. Nuestra primera parada está junto al Culmeneiro de Faldriego, un colmenar con paredes de piedra con una posición medio inclinada. Una construcción sólida y medio rematada que sigue manteniéndose en pie. Su orientación permitía que las abejas tuvieran las condiciones idóneas de luz , calor y protección frente a los depredadores.

A partir de aquí empieza la ascensión por un camino pedregoso en el que el tránsito de los carros han dejado marcadas sus rudeiras (roderas) en las rocas. El suelo se va volviendo rocoso y algo resbaladizo por el pulido que llevaron a cabo los carros que por aquí pasaron durante cientos de años. En esta zona hay paneles informativos a los que recomendamos echar un ojo para no perdernos nada de la historia de esta zona.

Una vez arriba podemos ver unas bellas vistas de los picos cercanos, justo antes de emprender una ligera bajada hasta la cascada. Sin perder el camino se llega a los Vados, pasos naturales donde el río permitía cruzar sin dificultad y comerciar con las poblaciones cercanas de León. Dos cascadas de apenas tres metros marcan el final de la senda.

Llegado a éste punto solo quedar regresar por el mismo camino de ida.