El Camino Sanabrés es la ruta directa de los peregrinos que llegaban del sur. Un paseo por los hitos sanabreses de esta continuación de la Vía de la Plata.

DISTANCIA:

48,5 kilómetros

TIEMPO:

recomendada en dos etapas

ÉPOCA RECOMENDADA: No se recomienda hacer la ruta, al menos la segunda etapa, en invierno dadas las fuertes nevadas que se producen, sobre todo en el puerto de A Canda.

Ruta cultural del camino sanabrés

Esta ruta podemos hacerla de varias formas:

  • A pie, como los peregrinos que van a Santiago de Compostela, o en bicicleta. En este caso es recomendable dividir la ruta en dos etapas. La primera, de Asturianos a Puebla de Sanabria, no tiene grandes pendientes y un recorrido total de 19 km. La segunda etapa, de Puebla de Sanabria a Lubián, asciende al puerto de montaña de A Canda por lo que la dificultad es alta.
  • En bicicleta o coche, disfrutando de las paradas e hitos de la ruta en la comarca de Sanabria, siguiendo la N-525.

La Vía de la Plata es el camino que une, desde tiempos inmemoriales, la Península de norte a sur. Fue aprovechada por el Imperio Romano y durante la romanización fue la principal calzada entre Emérita Augusta (Mérida) y Astúrica Augusta (Astorga). Más tarde se extendería hasta Sevilla y Cádiz por el sur, y hasta León y Asturias por el norte. Durante la Edad Media y hasta hoy, la Vía de la Plata ha sido utilizada como camino peregrino a Santiago de Compostela.

El Camino Sanabrés, también denominado Gallego del Sur, es la ruta directa que algunos de los peregrinos llegados por la Vía de la Plata preferían seguir ya que el trayecto hasta Santiago es directo. Zamora es el punto de partida de esta vía que llega a Galicia por A Gudiña y continúa por Ourense, Pontevedra y A Coruña. La señalización es buena, mediante flechas amarillas realizadas por los Amigos del Camino de Santiago.

ETAPA 1: ASTURIANOS – PUEBLA DE SANABRIA (19 km)

Comenzamos nuestra ruta en Asturianos. De entre sus inmuebles destaca su iglesia, dedicada a la advocación de Nuestra Señora de la Asunción. Se encuentra situada en las afueras del casco urbano. En su interior destacan tres retablos barrocos recientemente restaurados y pertenecientes a la primera mitad del siglo XVIII. El retablo mayor se comenzó a construir en año 1652, aunque no se pintó hasta el 1685, para posteriormente ser modificado en el 1712. Su obra ha sido atribuida Jerónimo del Campo, artista de la época. En los laterales existen otros dos retablos coetáneos, dedicados a la Virgen de Guadalupe y la Virgen del Rosario. También es gótica la pila bautismal situada junto al altar. Además, en su interior se pueden observar diversas imágenes procedentes de distintas épocas.

En el municipio también se encuentra la ermita de Nuestra Señora del Carmen. Templo que se caracteriza por su notable sobriedad exterior. En su interior se conservan varios retablos barrocos del siglo XVIII. En su interior se encuentra la imagen de la Virgen del Carmen, patrona de esta localidad y objeto de una populosa romería durante el mes de julio.

Seguimos la ruta hasta Palacios. En la parte alta del pueblo se sitúa la ermita de Santo Cristo, cuyo recinto lo forman tres naves y en su cabecera destaca un retablo barroco presidido por la imagen del Crucificado. De su iglesia parroquial, el otro edificio eclesiástico de esta localidad, llama especialmente la atención su campanario. En Palacios también son son significativos los palomares, que a diferencia de los de Tierra de Campos, han sido construídos en oscura mampostería y cubiertos de pizarra.

Continuamos hasta Remesal por caminos de tierra rodeados de árboles centenarios. En este pequeño pueblo el rey Fernando el Católico y Felipe el Hermoso se reunieron el 20 de junio de 1506 para dirimir el gobierno de la Corona de Castilla y León, de la que era heredera la princesa Juana. Lo que allí se habló dio lugar a la Concordia de Villafáfila, por la que Fernando renunciaba a cualquier derecho sobre la corona, comprometiéndose Juana y Felipe a hacerse cargo de su gobierno.

Otero de Sanabria se encuentra a tan sólo tres kilómetros. La Parroquia de Sto. Tomás, apóstol, está catalogada como “patrimonio artístico cultural”. Arquitectónicamente están representados diversos estilos, desde el románico, neoclásico, al mudéjar y barroco. En la actualidad su planta es basilical, de tres naves. El templo románico fue levantado sobre otro anterior (suevo o visigótico). De este estilo conserva el ábside o capilla mayor del siglo XII y la pila del agua bendita. En el siglo XVIII derruyeron la nave románica y levantaron las tres naves actuales. El interior del templo posee un el colosal retablo de madera policromada, con bajo relieves y esculturas exentas, que cubre todo el frontal del ábside.

En su término se encuentra el Santuario de Nuestra Señora de Los Remedios, patrona de Sanabria, en el que todos los años, el primer domingo de octubre, se celebra una romería, que atrae numerosos peregrinos de toda la comarca. Datada del siglo XIII, se cree que pudo ser construida sobre una ermita que en los siglos VII – VIII realizaron suevos o visigodos.

Antes de llegar a Puebla de Sanabria, pasamos por el pueblo de Triufé, que contó con un hospital de peregrinos en una casa que todavía se conserva en pie.

El final de esta primera etapa está en Puebla de Sanabria.

ETAPA 2: PUEBLA DE SANABRIA – LUBIÁN (29,5 km)

Desde Puebla de Sanabria, tenemos dos alternativas.

Si vamos caminando o en bicicleta cogeremos la carretera que enlaza con la N-525 y que pasa sobre el río Castro. Dejando el puente de piedra a nuestra derecha, continuaremos un km por una vía de estrecho arcén hasta llegar a las indicaciones hacia Orense o Zamora. Ahí tomaremos un camino hacia la izquierda (bien indicado) y baja hasta el cauce del río Castro, avanzando paralelo a él. Entre el punto km 88 y 90 la señalización es mala por lo que es recomendable seguir la carretera nacional. En el 91 podemos abandonar la carretera siguiendo un camino hacia la derecha para llegar a Terroso.

Si vamos en coche podemos realizar una pequeña vuelta. Salimos por la Avda. de Galicia y pasando por Castro de Sanabria llegaremos a Cobreros. Con un posible origen prerromano, destaca su iglesia construida en 1649. Cuenta la tradición que para su construcción se utilizaron las piedras de las ermitas de San Roque y El Bendito Cristo, cuyos cimientos perduraron hasta hace unos treinta años. La torre, que en principio estaba separada de la iglesia, está hecha en tres tramos, el primero de los cuales era civil y parece ser que en ocasiones fue utilizada como calabozo. Los otros tramos, ya adosados a la iglesia como campanario, fueron claramente levantados y cambiadas las campanas hasta la altura actual.

Seguiremos después el camino hasta la N-525 para llegar a Terroso. De su iglesia parroquial destaca su espadaña triangular y el presbiterio, obra del siglo XVIII, con una larga ventana ornada con un jarrón de azucenas y un reloj de sol. Cruzaremos este pueblo para, siguiendo el camino asfaltado, llegara Requejo.

Requejo es un pueblo devoto de la Virgen de Guadalupe, imagen recibida a mediados del S.XVIII y que reina en una preciosa ermita de barroca portada. En su término municipal se encuentra una de las joyas de Sanabria, el bosque de Tejedelo, pero éste merece una ruta propia.

Tras reponer fuerzas porque nos espera el trayecto más duro, tendremos que salir del pueblo por la calle del ayuntamiento para cruzar de punta a punta el centro. Será justo a la altura del cementerio municipal donde encontraremos dos flechas, una nos hace continuar de frente por un camino que sube y otra que nos indica que giremos a la derecha por una carretera que sube hasta la N-525. Si vamos andandando podemos continuar por la carretera nacional, desviándonos unos cinco kilómetros más adelante por un camino a la izquierda, cruzando a continuación un túnel y enlazando así con el trazado originario, o directamente seguir sobre asfalto.

Tras cruzar un túnel de 435 m de longitud descendemos hasta llegar a Padornelo. De entre sus edificios, algunos en ruinas, destaca sobre los demás su iglesia, en especial su espadaña.

Salimos de nuevo a la nacional y continuamos por ella, pasando por Aciberos y Hedroso, aproximadamente durante un par de kilómetros, hasta llegar a Lubián, el último municipio del Camino Mozárabe-Sanabrés a su paso por la provincia de Zamora. En esta población el peregrino encuentra la primera de las más de un centenar de “piedras”, todas diferentes, realizadas por el escultor orensano Carballo y dispuestas a lo largo del trazado por la provincia de Orense. Entre sus monumentos destacan desde construcciones religiosas como la iglesia de San Mamés de estilo barroco tardío o el Santuario de la Virgen de la Tuiza, que conserva en su interior la Virgen de las Nieves (patrona de la Alta Sanabria), hasta un castro celta como el de As Muradellas (siglo III a.C.), pasando por trampas para la caza de lobos como el Cortello dos Lobos.