RUTA DE LOS PIMENTEL EN SANABRIA

En esta ruta se incluyen hitos o lugares destacados en relación con la historia de los Pimentel y su patrimonio en tierras de Sanabria.

           

DIFICULTAD: baja.

EDAD RECOMENDADA: para todas las edades.

TIEMPO: para hacer en un día o en varios ya que tiene varios monumentos y museos.

ÉPOCA RECOMENDADA: para todas las estaciones.

En 1398 Enrique III entrega la villa de Benavente y su alfoz al caballero portugués D. Juan Alonso Pimentel. Es el principio de una dinastía nobiliaria que se mantendría hasta finales del siglo XIX. Con su llegada Benavente se convierte en cabeza de un extenso condado pero los dominios de los Pimentel se fueron extendiendo hasta poblaciones y territorios no sólo de Castilla y León sino también de Galicia.

Con la llegada de los Austrias, algunos miembros de esta dinastía llegarían a ser virreyes de Valencia, en ultramar y en Nápoles. La influencia de los Pimentel en la política del Reino fue creciendo en influencia desde 1465, pariticipando en la denominada “Farsa de Ávila”, en la que junto a otros miembros de la nobleza castellana llegaron a deponer en efigie al monarca Enrique IV. Se convirtieron así en una de las familias más relevantes de Castilla y León, llegando a alcanzar el título de Grandes de España.

En Sanabria, en el último tercio del siglo XV, la familia Pimentel (Condes de Benavente) se hacen con el control de Puebla y su comarca, construyendo a lo largo de los siglos XIV y XV varias edificaciones y beneficiando con su patronazgo iglesias, conventos, ermitas y santuarios.

La ruta completa tiene su inicio en Benavente donde encontramos edificaciones como la fortaleza, de la que actualmente sólo se conserva el llamado Torreón del Caracol y hoy es el Parador de Turismo, o construcciones vinculadas con el patronazgo de los Condes-Duques de Benavente como el Hospital de la Piedad.

La ruta en tierras sanabresas comienza en Puebla de Sanabria.

  1. Castillo de los Condes de Benavente: En esta villa los Condes mandaron edificar el Castillo  a comienzos del siglo XVI. Los blasones del IV Conde, Rodrigo Alonso Pimentel y de su esposa, aparecen en la puerta principal. Junto al castillo se encuentra la iglesia de Santa María de Azogue.
  2. Hospital de Peregrinos: En la zona de la Muralla del Pozo, en el casco histórico, se encuentra el Hospital de Peregrinos. Construido a comienzos del siglo XVI, conserva en uno de sus muros el escudo de los Pimentel.
  3. Convento de San Francisco: Los Pimentel favorecieron particularmente a los conventos franciscanos existentes en sus dominios. En la salida de Puebla hacia el Lago de Sanabria, encontramos el conjunto de iglesia y claustro de San Francisco. Este convento estuvo dedicado a S. Bernardino y sus residentes fueron frailes franciscanos. En la actualidad se utiliza como escuela de artes y oficios y locales para Centro de Profesores. La iglesia permanece abierta al culto y sirve de apoyo a la parroquia.
  4. Isla de las Moras: Cerca de Ribadelago Viejo, se encuentra un pequeño islote, conocido como la Isla de las Moras en el que Rodrigo Alfonso Pimentel levantó a mediados del siglo XV un magnífico palacete de recreo. Se cree que su construcción fue al mismo tiempo que la del castillo por lo que cabe la posibilidad de que el maestro Juan de Herrada, responsable de la Torre del Homenaje, hubiera participado en la casa de la isla. Actualmente no queda ningún rastro de ella pero en las prospecciones que se han realizado en el lago se documentan piedras labradas en las proximidades de la isla.
  5. Monasterio de San Martín de Castañeda: El monasterio estuvo bajo el patronazgo y encomienda de los Pimentel, sobre todo a partir del siglo XV.

 

Castillo de los Condes de Benavente

Castillo-fortaleza del siglo XV, actualmente alberga el Centro de Visitantes en la Casa del Gobernador (así como la Oficina Municipal de Turismo) y el Centro de las Fortificaciones en la Torre del Homenaje.

Iglesia de Santa María del Azogue

Situada en al parte más alta de la villa, junto al castillo y la ermita de San Cayetano, es una iglesia románica, con reformas de estilo gótico.

Monasterio de Santa María en San Martín de Castañeda

Declarado Monumento Histórico–Artístico, es el único templo conservado íntegro de los monasterios cistercienses que hubo en la provincia.