CARACTERÍSTICAS DEL LAGO DE SANABRIA

El lago es el único represamiento natural del río Tera, tiene una longitud máxima de 3.178 m, una anchura de 1.590 m y una superficie de 318,7Ha. Está formado por dos cubetas, la occidental con una profundidad de 40 m y la oriental con 43 m.

El lago de Sanabria es el elemento más característico del Parque Natural y por esa razón le da nombre. Tiene su origen en las fases más frías del Cuaternario. En este periodo el límite de las nieves perpetuas se estableció en torno a los 1600 m de altitud y en las altas planicies de la sierras Segundera y Cabrera se estableció una gran masa de hielo, del cual irradiaban lenguas glaciares en todas direcciones. Por el valle del Tera se encajaba la principal lengua, incrementando su espesor conforme se iba agregando hielo. Al llegar a lo que hoy es Ribadelago, esta lengua glaciar tenía ya casi 15 km de largo y espesor de más de 300 m. Aquí el glaciar se unía con las lenguas del Cárdena y del Segundera, incrementando aún más su potencia erosiva y excavando la cubeta que es el lago de Sanabria. Hace 12 000 años la glaciación terminó y la lengua glaciar se retiró dejando al descubierto amplios y profundos valles, circos glaciares, rocas aborregadas, estrías glaciares, morrenas, más de 20 lagunas diseminadas por la sierra y lo más importante: el lago de Sanabria.

 

Barimetría del Lago de Sanabria.

A lo largo de la historia ha recibido varios nombres, relacionados con el derecho de aprovechamiento de este rico espacio natural. En el medievo recibía el nombre de “Mare Lacum” (Mar) por los monjes cistercienses del monasterio de San Martín de Castañeda. Éstos se lo compraron en el año 897 a los Avolo, para poder completar su dieta alimenticia con los productos piscícolas y hortícolas del lago y las tierras que lo rodean. Las luchas con los lugareños por su explotación fueron continuas hasta que con la desarmotización de Mendizabal en el siglo XIX pasó a ser propiedad de Manuel de Villachica al pagar por él 127.530 reales de vellón. En ese momento pasó a llamarse “Lago de Villachica”. En 1932 (con la II República), y tras una reclamación de los vecinos de Galende, fue declarado Bien de Dominio Público.

La protección del lago se remonta al 7 de febrero de 1946, cuando el Ministerio de Agricultura lo declaró “sitio natural de interés nacional”. En 1978 fue declarado Parque Natural y en 1990 tuvo una notable ampliación. Fue declarado Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) y como Lugar de Importancia Comunitaria (LIC), bajo la denominación de «Lago de Sanabria y alrededores», códigos ES4190009 y ES4190105 respectivamente. Desde el 9 de junio de 2015 forma parte de la reserva de la biosfera transfronteriza «Meseta Ibérica», tras su declaración por la Unesco, junto a otros espacios naturales protegidos españoles y portugueses.

 

El lago cuenta con varias playas entre zonas arboladas, de arena o piedra, en las que está permitido el baño. Las principales son Custa Llago y Viquiella en el extremo oeste (de arena) y Los Enanos, El Pato, El Folgoso y los Arenales de Vigo en el sureste (de arena y piedra con zonas de hierba y árboles).

Recientemente se ha descubierto que la mayor profundidad del lago de Sanabria son 53 metros y no 51 como sostienen la mayoría de los documentos. El nuevo dato ha sido aportado por el Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS), de la Guardia Civil, tras una sesión de prácticas de inmersión en el lago. A pocos metros de la playa de Viquiella y en dirección al interior del lago, existe un cortado de piedra subacuático de unos 10 m de longitud, que es uno de los clásicos invisibles para los miles de bañistas y curiosos del glaciarismo. Los buzos también han detectado a una profundidad de 20 m, donde la visibilidad es ya casi nula, lo que obliga a ir equipado con linternas y equipos de orientación, dos troncos de castaños de enormes proporciones, uno mucho más grande que otro.

Además de disfrutar de baños en verano, para conocer su atractivo natural también se pueden recorrer sus aguas en varios tipos de embarcaciones. En sus playas se pueden alquilar desde las típicas embarcaciones a pedales a canoas de remo o piraguas. Desde comienzos de 201, el lago cuenta con un catamarán eólico-solar, dotado con el equipamiento necesario para realizar recorridos didácticos y turísticos.