En su término municipal se encuentran las localidades de Anta de Rioconejos, Carbajalinos, Doney de la Requejada, Escuredo, Gusandanos, Monterrubio, Rionegrito, Rosinos de la Requejada, Santiago de la Requejada y Villarejo de la Sierra.

icono ayuntamiento

Ayuntamiento

C/ Santa Colomba, 70

Rosinos de la Requejada

mapa del municipio de Rosinos

En Rosinos confluyen dos figuras de la Red Natura 2000, como son el Lugar de Interés Comunitario (LIC) Riberas del río Tera y afluentes y el Lugar de Interés Comunitario (LIC) y Zona de Especial Conservación (ZEPA) para las Aves Sierra de la Cabrera.

Existen pistas deportivas o áreas recreativas en casi todas las localidades, aunque es escasa su dotación en material deportivo. Para el resto de servicios sociales y culturales, se ha procedido a la rehabilitación de las antiguas escuelas, convirtiéndolas en centros sociales de reunión. Este es el caso de Rionegrito, Rosinos, Santiago, Doney y Escuredo.

En Anta de Rioconejos destaca su arquitectura tradicional, y entre sus inmuebles el campanario de la iglesia parroquial, las fuentes del Valle, la fuente del Cubillo y el molino viejo.

Carbajalinos, toma el nombre del diminutivo de Carbajal o Carbajales, lugar relativamente común en el dominio lingüístico leonés. Los robles reciben localmente el nombre de carbajos y carbizos. Su iglesia parroquial data del siglo XVII, época en la que tenía una enorme riqueza debido a sus minas de cobre.

Doney de la Requejada presenta unos importantes restos etnográficos como son el horno y el molino, y uno de los castaños más viejos de Europa. Además, la iglesia parroquial de Santa Eulalia de Mérida con una hermosa espadaña del s. XIX, destaca como su principal monumento de carácter arquitectónico e histórico.

Escuredo era un punto donde confluía el Camino de Santiago y el paso de la Cabrera Baja a la Cabrera Alta y la Baña. Lugar de feria ganadera hasta el siglo XIX, los rebaños y vacadas trashumantes hacía feria en un lugar del monte conocido como Llamera Redonda o Sobacana. Es famosa la romería de la Virgen de la Aparecida que muchas personas hacen a pie.

Gusandanos es un pueblo muy pequeño, que a pesar de tener 1 habitante censado, está despoblado de facto. La iglesia de San Marcos (siglo XII) es un edificio de una nave, con portada en el lado meridional de medio punto sobre jambas y carece de cabecera diferenciada en planta. Su consideración románica se hace con reservas, porque el carácter popular de la construcción impide concretar su afiliación y su cronología.

Monterrubio, según cuenta la leyenda, perteneció a una mujer que la dejó en herencia a sus criados, quienes se repartieron la dote y formaron esta localidad. El pueblo cuenta con una pequeña ermita que ha sido restaurada.

Rionegrito  cuenta en el castro de Peñas de la Cerca con una muestra petroglifos, arte esquemático en grabado. Los motivos allí representados tienen formas cruciformes y de herraduras que se podrían fechar dentro de la II Edad del Hierro. Destaca su arquitectura tradicional, con su peculiar mezcla de madera, piedra y pizarra.

En la Edad de Hierro existieron dos importantes castros documentados en el entorno de Santiago de la Requejada: el del Cerro de Peña Castriello (compartido con Doney) y el de Valleciudad. De su arquitectura tradicional destaca su antigua iglesia, de gran valor artístico, y una pequeña ermita.

Villarejo de la Sierra es uno de los pueblos de la zona con más superficie (5000 ha), manteniendo lugares casi vírgenes, ideales para el desarrollo de la fauna propia de la zona. Dos ríos lo rodean, Los Molinos y Valdesanabria, por lo que el agua es abundante durante todo el año.