Se encuentra situado al noroeste de la provincia de Zamora, junto a la provincia gallega de Orense y a la frontera con Portugal, a la altura de la región histórica de Trás-os-Montes. En su término municipal se encuentran las localidades de Castrelos, Castromil, Hermisende, San Ciprián y La Tejera.

icono ayuntamiento

Ayuntamiento
Ctra. Lubián, 2

Hermisende

Página web

mapa del municipio de Hermisende de Sanabria

Hermisende tiene un castro de época tardo antigua confirma que la localidad estuvo ocupada en el periodo final de la época de dominación romana y la llegada de los visigodos, pudiendo datarse el origen de su topónimo, de origen germánico, en la época visigoda.

No queda claro, a partir del XII (la independencia de Portugal), la adscripción territorial de la localidad. Algunos autores atribuyen este municipio a Portugal hasta la Guerra de Restauración portuguesa (1640-1668) pero existe documentación que demuestra que pertenecía al Reino de León antes de esa época. Tras la Constitución de 1978, pasó a formar parte de la comunidad autónoma de Castilla y León, adscrito el municipio a la provincia de Zamora.

Su ubicación geográfica, entre Portugal y Galicia, ha generado aquí un habla cuya procedencia genera dudas a los propios habitantes del municipio y sorpresa a los visitantes que observan su notable singularidad, con claras influencias gallegas y portuguesas. Algunos estudiosos han tratado de encuadrar esta habla con la de otros otros pueblos de las mismas características geográficas, especialmente de la Alta Sanabria.

Castrelos se encuentra próximo a la provincia gallega de Orense y a la frontera con Portugal, a la altura de la región histórica de Trás-os-Montes. Su ubicación geográfica ha generado aquí un habla cuya procedencia genera dudas a los propios habitantes del municipio y sorpresa a los visitantes que observan su notable singularidad, con claras influencias gallegas y portuguesas.

Castromil se encuentra situado en una de las esquinas de la provincia de Zamora, confluyendo en uno de sus parajes los antiguos reinos de León, Galicia y Portugal, en el denominado Penedo dos Tres Reinos, que debe su nombre a este hecho. Está formado por varios barrios dispersos, siendo el principal de ellos el más denso y compacto con callejas angostas y sinuosas. En dirección oeste se divisa un monte rocoso sobre el que quedan los vestigios del castro que dio nombre a la población, posiblemente de origen posiblemente celta. De aquella época podemos reconocer diversos vestigios como pilas excavadas en peñas, cimientos de cabañas y ciertos dibujos o marcas grabados sobre la roca. Relacionado con esta localidad existe una leyenda, trasmitida de generación en generación y que ha dado nombre al paraje llamado de la «Forca de la Moura». Relatan los de Castromil que en ese pago se ahorcó una hermosa doncella musulmana, ante la prohibición de su familia de mantener su relación de amor con un joven cristiano. Cuenta la leyenda popular que la joven no pudo soportar el dolor de la separación de su amado y buscando en la muerte el alivio de su intenso dolor.

San Ciprián de Hermisende cuenta con una iglesia parroquial con un importante interés artístico. Del conjunto, llama especialmente la atención su pórtico. Bajo la espadaña se encuentra la puerta en arco, con orejeras y enmarcadas por pilastras rehundidas. En el interior, un retablo mayor neoclásico de columnas corintias, jaspeadas en verde y azul. En una hornacina se encuentra San Cripriano.

Podemos observar en La Tejera antiguas huellas de su antiguo poblamiento. En las inmediaciones de su casco urbano se encuentran los restos de un antiguo castro, denominado Castelo de Moros, aunque también se le ha denominado do mal veciño y Castelo del Rey Bamba. La tradición oral lo asocia con un poblado moro, aunque los testimonios arqueológicos lo vinculan y retrotraen a los castros celtas que existieron con anterioridad. Su principal edificio es la iglesia parroquial de Nuestra Señora del Pilar, en el centro del pueblo, habiéndose edificado con piedra de granito labrada.