El siglo XVI es el de los grandes descubrimientos geográficos. El mundo empieza a ser conocido a través de la experiencia de conquistadores, geógrafos y misioneros. Aunque las noticias procedentes de América llenaban aquellas crónicas, las rutas orientales también eran el objetivo de lectores curiosos. Y aquí es donde entra nuestro sanabrés ilustre, Amaro Centeno.

Famoso historiador

Amaro nació en Puebla de Sanabria, como bien recogen las crónicas de la época. Sin embargo, sus libros fueron publicados en Córdoba, donde probablemente residió un tiempo. Su libro más conocido es «Historia de las cosas de Oriente» (1595) y en su portada podemos leer:

«Traduzido y recopilado de diversos y graves Historiadores, por Amaro Centeno natural de la Puebla de Senabria en la Montaña de Leon«.

El libro, publicado en Córdoba por Diego Galván, es de carácter divulgativo. En él Centeno trataba de compendiar los saberes acumulados a lo largo del tiempo sobre el mundo oriental, traduciendo y recopilando varios textos.

Curiosamente, en las primeras páginas obsequia a sus lectores con cuatro sonetos, uno de ellos dedicado a Puebla de Sanabria, para después describir en la primera parte (titulada «Descripción general de los Reinos de Asia, con las cosas más notables dellos») lo que entonces se sabía de los países más exóticos como Catayo, o Catay, que es nombre que entonces recibía China.

Gracias a este libro, Amaro alcanzó gran fama lo que contribuyó a que su nombre aparezca ligado a la Villa en multitud de libros. Un ejemplo es el «Breve compendio de la Historia de España» de D. Alejandro Gómez Ranera (1838).

compendio de la historia de españa con amaro centeno
compendio historia de españa puebla de sanabria

Poco más hemos podido encontrar sobre la historia personal de este escritor, ni sobre cómo llegó a Córdoba o aprendió tantas lenguas. Lo que si hemos podido comprobar, tras leer varios textos sobre él, es que como buen sanabrés siempre hablaba de su origen antes de comenzar cualquier tema, tal como hizo con los sonetos en su famosa publicación. Como en el chiste que nos contó en una ocasión el politólogo de origen sanabrés Manuel Mostaza, ¿cómo puedes encontrar a un sanabrés en una reunión? No hace falta, él siempre hablará de su tierra en cuanto tenga ocasión.