Dado su aislamiento geográfico, Sanabria ha mantenido muchas tradiciones, que ahora se están perdiendo. A pesar del trabajo de organizaciones como Furmientu, el sanabrés o senabrés es una de ellas.

Otro de los aspectos de la cultura sanabresa que no ha podido sobrevivir y aprovechamos para recordar es su traje tradicional: pañuelo en la cabeza que baja por la frente atado arriba. El mantelo, negro para ir a misa, desde la cabeza hasta debajo de la falda y que servía de abrigo en los días de lluvia y frío. La pañoleta o toquilla que cubría los hombros, cruzaba el pecho y se ataba a la espalda, por encima de la camisa de lienzo y el faldón de pardo o saya, con mandil o delantal, o bien el rodao. Completando el atuendo estaban los calcetines de lana y sobre ellos unos recios zapatos con suela de madera, cholos.

El traje masculino sustituyó los tradicionales pantalones cortos, que llegaban a la rodilla y se acompañaban de calcetines y de polainas, por otros más modernos de corte largo. Completaban la vestimenta, chaqueta de pardo con chaleco, que en invierno incluía jubón. Cinto de cuero para sujetar el pantalón, y para resguardar la cabeza, sombrero de ala ancha, de fieltro o paja según la estación del año.

Texto de la infografía de Javier Bascuñana. Información sobre traje tradicional sanabrés de la Wikipedia.