Sanabria ha servido de inspiración a varios escritores que han creado sus personajes e historias con la comarca de fondo, ha sido objeto de estudio que se ha plasmado en diferentes libros y actualmente podemos encontrar también numerosas guías sobre sus pueblos y las rutas de senderismo. Con motivo del Día del Libro hacemos una recopilación de títulos que servirán para conocer un poco más esta tierra.

Miguel de Unamuno realiza en junio de 1930 un viaje a Sanabria. Durante una de sus crisis de fe se hospeda en el Balneario de Bouzas durante un tiempo y allí, inspirado por el paisaje y la leyenda del lago y su pueblo sumergido, escribe «San Manuel Bueno Martir».

En la obra, Miguel de Unamuno retrata la España de los años 30, y refleja en sus personajes sus propias luchas internas. La narradora es una mujer, Ángela Carballino, que vive en un pueblecito de la provincia de Zamora, Valverde de Lucerna. Ángela cuenta la historia de un sacerdote, Don Manuel, que a los ojos de sus feligreses es un santo y logra que muchos de ellos lleven vida. Sin embargo hay algo que no encaja. Un día regresa al pueblo su hermano Lázaro, anticlerical, y es él quien descubre el gran secreto del párroco: no tiene fe, no cree ni en Dios ni en la resurrección. Finge para que sus fieles crean en la otra vida y así obtengan la esperanza que él no tiene.

Un libro sobre la terrible tragedia de Ribadelago ocurrida en la noche del 9 de enero de 1959. 9-E: la noche que pasó aquello es una novela-reportaje histórica construida con personajes reales que vivieron aquel terrible drama en el que ciento cuarenta y cuatro personas perdieron la vida en la noche que reventó una presa de agua y arrasó el pueblo de Ribadelago. Delfín Rodríguez, su autor, es periodista. Trabajó varios años en El Caso y en otros diarios y revistas, como Interviú, Sábado Gráfico o La Opinión de Zamora.

Uno de los puntos fuertes de la comarca para el turismo son las rutas de senderismo. En estas dos guías encontraremos propuestas para caminar por Sanabria así como información sobre los pueblos, sus costumbres y el Lago.

Estas dos novelas de ficción tienen Sanabria como escenario:

En «Tocar el cielo en Sanabria»,  de Antonio Ramón Rodríguez Gelado, nos aguardan una sucesión de historias fantásticas que comienzan a escribirse en una de las habitaciones de una casa centenaria de un pueblo sanabrés.

«Memorias de un niño de pueblo», de Delfín Rodríguez, está protagonizada por Baltasar Persiles. Una novela en clave de humor donde el autor se mete en el cuerpo de un niño en edad escolar, para contar con su sabia inocencia, retazos de la vida sanabresa de los años cincuenta. Puedes leerla aquí.

 

«España, años 50» es una angustiosa imagen de la triste España de la posguerra en los años 50 que tomó Carlos Saura, armado con una de las primeras Leica M3 que llegaron a Madrid. Algunas de las imágenes son fruto del viaje que realizó en los años 50 junto con Fernando Ducay  a Sanabria, para grabar  un documental encargado por Hidroeléctrica de Moncabril. Ese documental, «Carta a Sanabria», no vería la luz hasta 50 años más tarde.

En «100 canciones de Sanabria» se recopilan letras y estribillos de canciones del folklore de Sanabria que el autor ha ido recopilando a lo largo de los años. Además también profundiza en las peculiaridades de la gaita sanabresa, el tamboril, la pandereta y la voz, que hacen de las canciones sanabresas un estilo diferente a otras comarcas en las que se tocan los mismos instrumentos ya que en Sanabria es la voz la que marca el ritmo, seguido de la gaita y el tambor y los instrumentos de percusión se acomodan a la gaita y la voz (resumen de lagodesanabria.com). A este libro le acompaña “Otras 100 canciones de Sanabria”.

Libro publicado en 1923 por el etnógrafo y lingüista alemán Fritz Krüger. Tras recorrer la Asturias rural en los años 20 llegó a Sanabria y  además de dejarnos una gran colección de fotografías de la vida cotidiana quedó sorprendido por el dialecto de San Ciprián de Sanabria que estudió en profundidad. «Hay en San Ciprián dos capas lingüísticas: el dialecto antiguo y el castellano más o menos influido por aquél. Pero puede decirse que lo que predomina es el dialecto antiguo, el que se emplea en la conversación cotidiana familiar». El libro está descatalogado pero puede descargarse digitalizado por la Biblioteca Digital de Castilla y León.