Programa de actos del año 2017.

La Festividad de Nuestra Señora de los Remedios, Patrona de la comarca, reúne cada año a numerosos sanabreses el primer domingo de octubre en el santuario de Otero de Sanabria para festejar la última romería, marcando el comienzo del otoño.

Varias tradiciones perviven tras el paso de los años como la bendición de vehículos. La Patrona está al cuidado de caminantes y conductores, que acuden depositando gran confianza en su protección, formando colas en la explanada del templo tras la misa del sábado. También es tradición la compra de mallas de avellanas para llevar a los familiares y amigos.

A esta romería acuden gran cantidad de personas venidas tanto de toda la comarca de Sanabria como de Aliste y la Carballeda. Cada vez es menos común ver a personas andando, haciendo peregrinación desde diferentes pueblos vecinos, pero hace unos años muchos se encomendaban a la Virgen y recorrían el trayecto a pie.

Como todas las romerías de la comarca, es una festividad religiosa pero también es una fiesta en la que el pulpo, las empanadas y los típicos churros son acompañados por música y alegría. En los alrededores del santuario se colocan gran cantidad de puestos y una feria con atracciones para los más pequeños.

EL SANTUARIO

El santuario está datado en el siglo XVII-XVIII pero se cree que hubo una construcción anterior, probablemente del siglo VII-VIII. En el fondo documental del Real Monasterio de San Martín de Castañeda, en el siglo X, se alude a los peregrinos  se encaminaban al sepulcro del apóstol Santiago de Compostela por la región sanabresa, y consta que en la villa de Prefacio había un “Albergue de peregrinos”. Éstos eran los que seguían la “Vía de la Plata”, y desde Benavente, paraban en Santa Marta de Tera (templo del siglo XII), de allí iban al santuario de la Virgen de la Carballeda (Rionegro del Puente), y de éste la siguiente parada era el santuario de Otero de Sanabria, entonces bajo otra advocación mariana.

Orientado al sol, el santuario se encuentra situado en una explanada que domina el curso del río Tera.

Fotografía del reportaje: Procesión de la Virgen de los Remedios en el blog Jesusario.

La iglesia, de estilo barroco, destaca por las dos esbeltas torres de 25 metros de altura que flanquean la portada. En el interior, los pilares son cuadrados y, como el resto de la fábrica, están realizados con sillares de granito y mampostería de pizarra. En planta aparecen tres naves, la central de mayor altura, cubiertas con bóvedas de arista simple reforzadas con arcos fajones. El crucero y el presbiterio presentan pequeñas cúpulas semiesféricas decoradas con yeserías que forman dibujos geométricos. El camarín de la Virgen está elevado sobre el nivel de la iglesia, quedando encima un pequeño espacio a modo de cripta.

El retablo central, también de estilo barroco, acoge tallas de distintos santos y de la patrona. Fue realizado entre los años de 1696 y 1774, por diversos artistas o maestros: Francisco Rodríguez Cifuentes, maestro de arquitectura y escultor, vecino de Benavente, y contemporáneamente trabajó también Manuel Mazedo, escultor, vecino de Puebla de Sanabria. En 1724 otro maestro, Alonso Villagómez, vecino de Puebla de Sanabria doró el retablo mayor. Entre tanto los escultores de Rábano, Pedro Carbajo, realizan los retablos colaterales de las naves derecha e izquierda. Otro escultor, Antonio de Prada, realiza las añadiduras del retablo mayor en 1770, y al año siguiente, 1771, Pedro Oreña y un tal Rivero, doradores, hacen el trabajo de dorarlas. Finalmente, Juanino de Prada, escultor de San Justo, remata los colaterales.

La imagen de la Virgen de “Nuestra Señora de los Remedios” actual, pertenece al grupo de las de vestir, de finales del siglo XVII. De la cabeza de la misma y del Niño Jesús que sostiene en el brazo izquierdo, no se conservan datos. En 1674 un Maestro natural de Barrio de Lomba hizo las manos y al año siguiente la peana y compuso el cuerpo.

Fotografía de portada: Procesión de la Virgen de los Remedios en el blog Jesusario.