Sin servicio a partir de las 6 de la tarde. En enero se publicaba en varios medios la reducción del horario de apertura de la estación de Puebla de Sanabria. La  venta de billetes cierra a las 6 y la estación y su sala de espera a las seis y media. Los tres trenes que pasan más tarde de esa hora no tienen esos servicios, de nuevo la España rural pierde porque no da beneficios, no interesa.

La estación de tren de Puebla de Sanabria se encuentra en el punto kilométrico 106,871 de la línea 833 de ADIF que une Zamora con La Coruña, a 950 metros de altitud. La gente de la zona y los viajeros que pasan por esta estación se enamoran de su peculiar arquitectura pero ¿conocemos bien su historia?

Estación de Puebla de Sanabria

Estación de Puebla de Sanabria desde los andenes.

En la segunda mitad el siglo XIX se empieza a hablar de la necesidad de unir Madrid con Vigo, vía Medina del Campo, por el camino más corto posible. Para ello se crea, en 1862, la MZOV (Compañía de los Ferrocarriles de Medina del Campo a Zamora y Vigo). En 1864 se redacta un proyecto para poder llevar a cabo la construcción de la línea pero pronto se descartaba la posibilidad al considerar que suponía dificultades enormes, incluso mayores que las encontradas para realizar la bajada del tramo de Pajares en el ferrocarril de Asturias. El proyecto se abandona por los altos costes. Se retoma la idea en 1912 pero el concurso para las obras queda desierto.

Tras varias manifestaciones en Madrid, Orense y Zamora durante los años 20, el Consejo Superior Ferroviario incluyó en trayecto Zamora-Orense-Santiago de Compostela en el Plan Nacional. El 7 de febrero de 1926, bajo la dictadura de Primo de Rivera, el Estado decide asumir su construcción. Para llevar a cabo los trabajos se dividen las obras en cuatro tramos: Zamora-Puebla de Sanabria, Puebla de Sanabria-Orense, Orense-Santiago de Compostela y Santiago- La Coruña.

Los tramos primero y cuarto se subastaron primero, comenzando los trabajos de replanteo iniciales del tramo Zamora-Puebla el 19 de febrero de 1927. Con la llegada de la Segunda República y la posterior Guerra Civil se suspendieron los trabajos. Lo que en el proyecto inicial tenía un plazo máximo de 5 años terminó retrasándose hasta los años 50.

Noticia del periódico ABC con la noticia de la inauguración del tramo Zamora-Puebla de Sanabria.

Francisco Franco inauguró finalmente el tramo desde Zamora a Puebla de Sanabria el 24 de septiembre de 1952. Se había preparado un gran recibimiento con las autoridades y los vecinos de la comarca. En el andén esperaban, además de las autoridades locales de Puebla de Sanabria y de Zamora, el Capitán General de la Séptima Región, el Arzobispo de Astorga revestido de pontifical, el Obispo de Zamora, el entonces Director General de Renfe, D. José María García Lomas; el Ingeniero D. Antonio Salazar, que terminó la Obra del Viaducto del Esla; el Ministro de Obras Públicas el Conde de Vallellano, el de Correos y Telecomunicaciones, además de otros ingenieros y autoridades.

Franco pasó revista a una centuria del Frente de Juventudes mientras la Banda de Música de La Bañeza interpretaba el Himno Nacional. Después el Obispo de Astorga, acompañado por el Párroco de Puebla de Sanabria, bendijo en un breve acto el Edificio de Viajeros y la Línea férrea. Un grupo de muchachas con trajes regionales interpretó canciones de la tierra. A continuación, subieron al tren inaugural, integrado un un coche salón y cinco vagones más. Conducía la locomotora don Juan del Arco, jefe del servicio de Alta Inspección de Renfe.

El trayecto de la línea fue entregado a su explotación a RENFE el 8 de abril de 1953. En un principio pensaba hacerse con tracción Diesel pero debido a la falta de material fue preciso hacerlo con tracción a vapor, a base de locomotoras fuelizadas.

El esfuerzo humano y material para terminar el tramo Puebla de Sanabria-Orense fue enorme como ya contamos aquí. La línea completa fue inaugurada de nuevo por Francisco Franco el 1 de julio de 1957. Fue todo un acontecimiento en la época y en Sanabria se declaró día festivo para que las gentes de la comarca pudieran acudir.

El ingeniero José Luis Tovar Bisbal fue el encargado de realizar los proyectos de todas la estaciones. Todas corresponden a un mismo tipo constructivo pero las de Robledo, Abajera y Puebla de Sanabria son las más espectaculares.

Por su enclave estratégico en la construcción de la línea, la estación de Puebla se dotó de una extensa playa de vías, una rotonda giratoria, depósito para locomotoras, muelles de carga de mercancías y ganado, así como el edificio de obra para el personal encargado de la construcción.

El edificio de viajeros está inspirado en la estación de Cercedilla-Puerto de Navacerrada, puesta en funcionamiento en 1888. Se compone de un sencillo hall de entrada, sala de espera, espacio para venta de billetes y baños públicos. Desde su construcción contaba con agua caliente, suministro eléctrico y calefacción a carbón. En la actualidad tiene también una cafetería.

Estación de Cercedilla

Estación de Puerto de Navacerrada (Cercedilla).

Llegada a la estación de Puebla de Sanabria

Llegada a la estación de Puebla de Sanabria.

Lo que llama realmente la atención es su exterior. Construido con grandes sillares de piedra sin desbastar. Solo tiene dos pisos. La cubierta amansardada de gran altura ocupa ocupa 2/3 del edifico y adquiere total protagonismo. Está realizada con pizarra negra, característica de las edificaciones de la zona.

La entrada se realiza a través de arcos de medio punto, seguidos de un pequeño zaguán en el caso de la entrada principal, y una galería en el caso de la entrada desde los andenes. La variedad de los tipos de huecos en la fachada es aprovechada como elemento decorativo, incluyendo arcos de medio punto, vanos adintelados, ventanas poligonales, arcos rampantes cuyo arranque descansa sobre enormes pilares o colosales columnas que dividen en dos los huecos. Para rematar las esquinas se construyeron grandes contrafuertes, que junto a la enorme chimenea y los toscos pináculos que rematan algunas ventanas, es la única decoración del edificio.

Como podemos ver por su historia, esta estación ha sido clave en esta línea ferroviaria. Ha sido incluida entre las llamadas “Estaciones Verdes”uno de los proyectos del Plan de Empresa Ciudadana de ADIF que tiene como objetivo potenciar aquellas estaciones vinculadas geográficamente con espacios naturales protegidos y/o con Vías Verdes, fomentando que se constituyan en ejemplos de sostenibilidad ambiental y centros de comunicación de nuestras actividades en esta materia, siendo incluso Puebla de Sanabria la imagen del proyecto en su página web.

Esperemos que la situación cambie y la estación recupere su total funcionamiento ya que la pérdida de servicios en el medio rural tiene como consecuencia el aumento de la despoblación.