Seamos sinceros, todos decimos insultos, incluso tu vecina la ancianita encantadora que te regala lechugas recién cogidas del huerto. Tonto, idiota, gilipollas… el castellano tiene una gran variedad de palabras con las que podemos ofender (o alabar, que en España somos así de particulares y un ¡qué cabrón! es algo bueno). Pero ¿conocemos los insultos sanabreses? No penséis mal, no somos malhablados, pero es que hasta los insultos son un aspecto imprescindible cuando queremos que una lengua no se olvide. Y si no… ¡prestar atención la próxima vez que a vuestra encantadora vecina le roben las castañas!

fato
lambrión

A continuación os damos la definición de los más comunes, ¡hay muchos más! Si sabéis alguno podéis compartirlo en los comentarios.

Chafalleiro: chapucero. Embrollador, que habla mucho, confundiendo y tergiversando las cosas. Persona que hace sólo chapuzas.

Fato: tonto, estúpido, necio.

Lambrión: comilón, glotón, goloso. En algunos pueblos se dice también llambrión.

Llarato: vago, haragán. Que tiene poca disposición para hacer algo que requiere esfuerzo, especialmente trabajar. Que carece de oficio conocido.

Meterete: persona entrometida, cotilla, metomentodo.

Morriñoso: enfermo, que tiene mala cara.

Reco: persona de pequeña estatura, bajito, enano.

Tolo: loco, poco juicioso, zumbado.

 

chafalleiro