Si paseas por Sanabria seguramente te sorprenderá ver rutas en las que los textos de Cervantes son los protagonistas y que afirman que era sanabrés. ¿Pero Cervantes no había nacido en Alcalá de Henares?

Desde hace mucho tiempo numerosos autores han vinculado al novelista con esta comarca. Menéndez Pidal, Dámaso Alonso, Juan de Mena, Florián de Ocampo, Rodrigo Méndez Silva, Pellicer, Fernández Duro o Rodríguez Marín señalaron las influencias galaico-portuguesas en la obra cervantina. Américo Castro fue pionero en proponer el origen converso de Cervantes. Lorenzo de Prada, natural de Cervantes y catedrático de la Universidad de Valladolid, disertó sobre el tema en el discurso de apertura de esta universidad en el año 1885. César Brandariz, investigador cervantino, ha publicado ya tres libros que respaldan esa teoría. Santiago Trancón, escritor, sostiene que fue un judío converso de origen leonés y que las referencia a la Mancha sólo son un recurso literario. Por último, Leandro Rodríguez, sanabrés, catedrático de la Universidad de Lausana e investigador sobre Miguel de Cervantes, ha dedicado casi cincuenta años de su vida al estudio del Quijote y defiende que el escritor está describiendo su tierra natal, Sanabria.

Un texto del historiador portugués Méndez Silva, cronista de Felipe IV, se refiere a los Cervantes como ascendientes del que fuera alcalde de Toledo, Nuño Alfonso, de origen gallego. Dicho documentos remite, a su vez, a un manuscrito original de Florian de Ocampo en el que se habla de “un cautivo muy destacado, que estuvo en la batalla de Lepanto, y que el solar de los Cervantes Saavedra es la villa de Cervantes, en la tierra de Sanabria, del Reino de Galicia.”

No todos coinciden en el lugar exacto pero la ubicación del nacimiento del mayor escritor de la historia de España parece estar en esta zona.

¿QUÉ DATOS RESPALDAN ESTA TEORÍA?

No tenemos certeza de muchos de los hechos de su vida por lo que veremos lo que los diferentes estudios nos muestran sobre ella. Comencemos por su nacimiento.

Nació en 1549, no en 1547. Echemos cuentas, el autor del Quijote repitió por escrito y en varias ocasiones la edad que tenía. En 1580, ante un notario al ser rescatado de Argel, declaró que tenía 31 años, también al declarar a favor de un compañero y en una declaración para evitar una condena. En el prólogo de “Novelas Ejemplares” escrito en 1613, afirmaba que tenía 64 años, por lo que se confirma.

 

Mi edad ya no está para burlarse con la otra vida que al cincuenta y cinco de los años gano yo por cinco más y por la mano

César Brandariz y otros autores sostienen que la partida de bautismo datada en 1547 en Alcalá de Henares fue realmente realizada en diciembre de 1580 a petición del propio escritor al Corregidor de Madrid. El nombre del recién nacido es añadido con posterioridad y no aparece su segundo apellido. El investigador añade además que el nombre de Miguel no se usaba en esa época en Alcalá de Henares y no estaba en el santoral en los días cercanos a su nacimiento. Para Leandro Rodríguez, la partida de nacimiento en realidad es de un tal Miguel de Carbantes. Por lo tanto el origen alcalaíno de Don Miguel no parece muy claro.

Sobre su formación, Don Leandro sostiene que el escritor estudió en la Escuela de la Compañía de Jesús de Braganza (Portugal), a unos cincuenta kilómetros de Cervantes de Sanabria. Brandariz por su parte, identificó la caligrafía de Cervantes en una pequeña obra teatral, la  “Égloga de Virgine Deipara”, que apunta a que Cervantes estudió en el Colegio de Monterrey, cerca de Verín (Ourense). En esta composición se puede ver una gran familiaridad con las costumbres, usos y habla de Sanabria.

 

oye señora mia/ la humilde voz que tu sanabrio embia/ yo te supplico y pido/ princesa de los cielos/ que las pasadas guerras y amarguras/ que en portugal a auido/ conuiertas en consuelo / y en amorosa paz las armas duras/ y hagas ataduras/ tan firmes y tan fuertes/ entre los coraçones/ que cesen dissensiones/ trabajos alborotos robos muertes/ y biuan como hermanos/ gallegos portugeses castellanos

Méndez de Silva, Mondejar y Fernández Navarrete han estudiado el origen gallego de los apellidos Cervantes y Saavedra. Según Eduardo Pardo de Guevara, director del Instituto de Estudios Galegos Padre Sarmiento, es un topónimo plenamente gallego. Santiago Trancón en el libro ‘Huellas Judías y Leonesas en El Quijote’ asegura que los apellidos Cervantes y Saavedra son de origen judío y ubica su origen en la zona de Galicia y León, en la mediana y baja nobleza medieval.

En los tiempos en los que nació Cervantes, Sanabria pertenecía la condado de Benavente, territorio del antiguo Reino de Galicia, una zona habitual para el refugio de conversos y de comerciantes de telas (como parece que era la familia de Cervantes). Ese pasado judío (manchado) es quizás la razón por la que el Quijote era de la mancha, con minúscula, más un estigma que un zona de España. La presencia judía en la comarca es indudable.

Mapa de España de 1573

Otra tesis que refuerza el origen de Cervantes es su forma de escribir. Brandariz recomienda revisar ediciones anteriores a las traducciones que normalizaron la escritura de “El Quijote” para apreciarlo. El autor siempre usaba la equis cuando en castellano ya se empleaba la jota, utilizaba la cé cedilla, cerraba la vocal átona o en u, como en astur-leonés y confundía la uve y la bé, cuando en castellano se pronunciaba de forma diferente (Cervantes, “el autor que hablaba difícil”).

Varios autores, como Luis Astrana Marín, coinciden en que los paisajes, supersticiones o juegos que aparecen en “El Quijote” son propios de León, Galicia o Asturias. Santiago Trancón opina que los paisaje que se describen en este libro, así como sus costumbres, orografía, vegetación y fauna, se corresponden más con las comarcas de León y Zamora que con La Mancha.

 

Llegó a sus oídos un grande ruido de agua, que como de algunos grandes y levantados riscos se despeñaba. Andando una buena pieza por entre aquellos castaños y árboles sombríos dieron en un pradecillo que al pie de altas peñas se hacía de las cuales se precipitaba un grandísimo golpe de agua.

El escritor era muy dado a incluir personajes que en realidad eran reflejos suyos. Así, el Capitán de Infantería de “El Quijote” narra:

 

En un lugar de las Montañas de León tuvo principio mi linaje, con quien fue más agradecida la naturaleza que la fortuna, aunque en la estrecheza de aquellos pueblos, todavía alcanzaba mi padre fama de rico.

No muy lejos de Cervantes de Sanabria, en Santa Colomba, está enterrada una Aldonza Lorenzo ¿será la auténtica Dulcinea del Toboso?

 

Fue, a lo que se cree, que en un lugar cerca del (pueblo) suyo había una moza labradora de muy buen parecer, … Llamábase Aldonza Lorenzo a ésta le pareció ser bien darle título de señora de sus pensamientos.
Cartel sobre las rutas de Cervantes en Sanabria

Podríamos seguir mucho más. Hablar de los molinos, que eran comunes en Ourense o Benavente ya que llegaron a esta zona dos siglos antes que a la Mancha. Hablar del mecenas de Cervantes, Pedro Fernández de Castro, Andrade y Portugal, VII conde de Lemos, que le vincula de nuevo al Reino de Galicia. Pero lo mejor es que os deis un paseo por Sanabria y realicéis alguno de los itinerarios de la Ruta turística de Don Quijote de la Mancha.