George Washington, el primer presidente de los Estados Unidos de América, durante su instrucción militar con 19 años, estaba en Barbados y vio una mula española de la que quedó impresionado por su porte. Las mulas en ese tiempo eran fundamentales no sólo para el trabajo sino también para el transporte, y primordiales en los ejércitos, y se preferían frente al caballo porque son más dóciles, viven más años y comen menos. Sólo recordar que la mula es resultante del cruce de un burro y una yegua, con el inconveniente de que es estéril (el cruce de caballo y burra da lugar al burdégano que no es tan apreciado). En las colonias británicas de América también se producían mulas, pero a partir de los burritos bajitos ingleses e irlandeses, con lo que la capacidad de tiro era infinitamente menor.

Carta del Conde de Floridablanca a GW

Tras la Guerra de Independencia (1775-1783) donde G.W. fue un destacado general, se retiró a su casa en Mount Vernon donde tenía una granja e intentaba mejorar la raza de burros para obtener buenas mulas. Aprovechando su gran amistad con el Gobernador de la Luisiana, Bernardo de Gálvez, junto al que hizo el desfile triunfal de la independencia, quiso comprar un burro español cuya exportación estaba prohibida bajo pena de muerte (fijémonos en el gran valor militar de las mulas en aquél entonces). Sólo podían criar mulas gente de alto rango, por edicto real, e incluso sólo con su permiso se podían montar.

La red de George finalmente dio sus frutos. Su contacto Richard Harrison (cónsul de los Estados Unidos en Cádiz) le pidió a William Carmichael (encargado de negocios de los Estados Unidos en la corte española) que lo ayudara a conseguirle un burro. Carmichael le solicitó el favor al ministro de Relaciones Exteriores español, José Moñino y Redondo (Conde de Floridablanca) que pidió el favor real a Carlos III, el cual asesorado de la importancia de GW en el desarrollo de Estados Unidos (consejo acertado puesto que fue presidente de 1789 a 1797), en lugar de permitirle comprarlo le regaló 2 ejemplares.

El encargado de la misión fue el diplomático Juan de Miralles, comerciante rico en Cuba y amigo personal de GW. Pero murió repentinamente en 1780 y le sustituyó en el cometido su secretario Francisco Rendón, que dirigió una comisión secreta desde La Habana.

Por orden del rey de España, Carlos III, se enviaron los dos mejores burros existentes, de raza zamorano leonesa, y con ellos a un mulero también zamorano, Pedro Téllez. Éste se encargó de construir los establos en dos barcos diferentes. Se confió el transporte a la empresa bilbaína Joseph de Gardoqui e hijos hasta Boston, que ya había transportado anteriormente 120.000 reales de a ocho para ayudar a los rebeldes en la independencia. Uno de los barcos se encontró con un huracán y se hundió, perdiendo a un burro. El otro barco, llamado The Ranger y capitaneado por John Knight, llegó al puerto de Gloucester (Massachusetts) el 26 de octubre de 1785, con uno de los burros, una edición especial del Quixote en 4 tomos, y el zamorano Pedro Téllez que frotó con brandy las articulaciones del equino durante las 8 semanas de viaje, y como el puerto era poco profundo hubo que traspasar la carga a una barca.

Pedro llevaba una carta de presentación, pero no sabía inglés ni a quién entregarla, así que a pie recorrió las 40 millas hasta Boston, donde habló con el teniente general Thomas Cushing el cual mandó un correo a George Washington. Éste envió a su mayoral, John Fairfax, quien debía comprar dos yeguas en Boston para viajar él y Téllez, pero el mulero zamorano lo desaconsejó porque el burro camina y no va al paso de caballo, así que tuvieron que ir andando 830 kilómetros hasta Mount Vernon (Virginia).

A su paso por la capital, Filadelfia, se reunieron con Francisco Rendón, el comisionado español, el cual para intentar destacar en su carrera política hizo llamar a Antonio José Ruiz de Padrón “para ayudar a la Corona española” (cura de La Gomera que estuvo allí de 1785 a 1788, amigo de Washington y Benjamín Franklin, y que posteriormente participaría en la creación de la constitución de 1812 en Cádiz y en la abolición de la Inquisición). Su cometido en cuanto al burro era, como franciscano, bautizarlo. Ruiz de Padrón dejaría escrito que en su encuentro con Fairfax y Téllez, el zamorano le besó la mano, cosa que detestaba. Se dirigieron a las cuadras propiedad Mr Robert Morris (Comerciante de vino de Canarias, con 180 barcos, que vendía casi todo a Thomas Jefferson, y que posteriormente fue el primer director del Banco de USA). Allí Rendón decidió que con la bendición le pusiera el nombre de Regalo Real, y quedó bautizado como Royal Gift.

Prosiguieron viaje a pie hasta la actual capital (Washington), llegando en diciembre de 1785.

George Washington encargó inmediatamente un par de zapatos para el mulero español. Había reservado sus mejores 15 yeguas, compañeras habituales de su caballo semental Magnolio, y con ayuda de Téllez como mamporrero las cruzaron. También cubrió dos burras de Malta que le había regalado su amigo el comandante Lafayette.

Pedro Téllez fue invitado a quedarse en la granja, pero prefirió volver a su pueblo y embarcó desde Nueva York.

Documento sobre el pago a Pedro Téllez.

El 30 de agosto de 1786 GW dio las gracias por carta a Gardoqui (el transportista) y le pidió una burra española.

En 1791 Royal Gift era famoso y se le envió de gira hacia Carolina del Sur. Todo su nuevo viaje de 500 millas con James Allen está registrado en los documentos financieros de la Sociedad Histórica de Chicago.

El burro zamorano fue el costoso presente del rey de España (costoso sobre todo por el viaje) que George Washington tanto deseaba, y tras cubrir numerosísimas yeguas y burras murió en Sandy Hills, Carolina del Sur, en 1796 en la granja para cría de John Freazer y a cargo de William Washington (primo segundo de George). De su descendencia se llegaron a censar 6 millones de mulas por todo Estados unidos, aunque muchas seguramente ya estaban allí antes que el burro, procedentes de los españoles llevadas desde Centroamérica. Hoy día sólo quedan 2500 mulas en todo el país y dos importantes filiaciones: una; cada día 26 de octubre (día del desembarco de Royal Gift) se celebra el Día Nacional de Apreciación de la Mula; y dos; el símbolo del partido demócrata de Estados Unidos es un burro, probablemente el burro zamorano.

Bibliografía:
Nieves Concostrina 2018
Javier Sanz 2016
Manuel Mora Morales 2016
Guillermo Fesser 2014
Deb Kidwell 2015
Caitlin Conley 2015
Mary Wigge 2015