qué hacer los días de lluvia en Sanabria

Descubre la arquitectura de la comarca, pueblos con encanto y los museos y Casas del Parque. Sanabria ofrece una amplia gama de experiencias culturales y de ocio. También puedes tomarte una taza de café calentita y jugar al billar o los dardos.

Los días de lluvia son perfectos para hacer una visita a las Casas del Parque y los Centros Temáticos donde encontraremos información pormenorizada de todas las posibilidades que nos brinda el Espacio Natural y su entorno; sus valores naturales, culturales, sociales.

Casa del Parque de San Martín de Castañeda

Casa del Parque de San Martín

En la Casa del Parque aprenderemos los aspectos naturales, sociales y culturales del parque a través de maquetas, paneles explicativos y medios audiovisuales.

Casa del Parque Monte Gándara

En la Casa del Parque del Lago de Sanabria y sierras Segundera y de Porto (Galende) el visitante podrán observar y apreciar los diferentes hábitats del Parque Natural, diferenciando dichos hábitats según la altitud.

Centro del Lobo Ibérico de Castilla y León

Centro del Lobo Ibérico

En el Centro del Lobo Ibérico puedes disfrutar de la observación de lobos ibéricos en condiciones de semi-libertad, conocer su interesante biología y ecología, los planes que garantizan su conservación y gestión, y el rico patrimonio cultural derivado de su relación con las poblaciones humanas.

Descubre la comarca

¿Por qué no aprovechar para conocer un poco más esta tierra? Además de Puebla de Sanabria, San Martin de Castañeda o El Puente, Sanabria esconde muchos más tesoros en sus aldeas. La comarca está dividida en 15 municipios, que a su vez incluyen varias pedanías o pueblos. En cada uno de ellos descubrirás rincones que te conquistarán por su cultura, sus paisajes y la riqueza de sus gentes.

Muchos establecimientos de la zona tienen futbolín, billar o diana para hacer más amenas las largas tardes de invierno. Puedes pedir unas cartas, incluso algunas cafeterías tienen juegos de mesa. También es un buen momento para disfrutar de la gastronomía típica o tomarte un café con un dulce artesano.